LEÓN » El Rey De La Sabana


Desde pequeños, gracias a películas, documentales e investigaciones, hemos colocado al León como el rey de la selva. Este potente felino es tan maravilloso como peligroso, tanto para pequeños y grandes animales como para los humanos que comparten territorio con el Panthera leo, por su apelativo científico.

La familia Felidae  está integrada por mamíferos muy poderosos en todo el globo.  El leopardo con una velocidad de 60 km/hr, el puma con la rapidez de 70 km/hr, el guepardo con un alcance de 108 km/hr y otros ejemplares acompañan al patriarca León, quién sorprende a su presa corriendo a 50 km/hr. Si bien el felino rey no es el más rápido, no solo esta cualidad es necesaria para hacerse con el trono animal.

Alimento y convivencia

Un león puede pesar entre 100 a 150 kilogramos, si está en libertad. Los que se encuentran en cautiverio suelen tener más peso por la facilidad de tener la comida al alcance. Se han registrado ejemplares de hasta 250 kilos. En África, estos felinos deben cazar su propio alimento, que en su mayoría son cebras o ñúes. Los ejemplares también capturan búfalos y gacelas. Todo esto lo viven junto a la manada, debido a que el león es un animal muy sociable y  por ende no le gusta la soledad.

En lo que concierne a buscar la cena para el grupo, las leonas son las protagonistas. Otras de las víctimas animales son las jirafas, antílopes, impalas y otros de igual o menor talla. Para lograr éxito en sus expediciones en búsqueda de alimento, los félidos duermen hasta 20 horas al día y prefieren el ocaso del inicio de la jornada para tomar partido sobre sus víctimas. Las hembras son las que formulan la estrategia y juntas disminuyen al contrario con una inteligencia admirable. Por esto, el León comanda la jerarquía de las sabanas.

Sus garras que se esconden en vainas, los ayudan a tomar la comida y que no escape, además la visión nocturna agudiza su ventaja sobre los demás miembros del ciclo depredador.

En los grupos pueden convivir hasta tres machos, unas doce hembras más las crías que deriven de los cruces entre ellos. Luego de abandonar los días de aprendizaje, los jóvenes dejan la manada para formar una propia. Si no lo hacen voluntariamente, son expulsados.

Sus vidas salvajes pueden durar hasta quince años y las leonas procuran estar en el grupo toda su existencia. Esto se debe a que están emparentadas con la manada y el león es uno de los animales que más se aparea al día. Cada que necesita satisfacer su necesidad elige ente el harén de hembras que viven en bandada.

Volviendo a la alimentación, el león es carnívoro y aunque prefiere perseguir presas en suelo firme, siempre que tiene oportunidad captura aves. No es un animal exigente solo quiere rasgar trozos de carne para cumplir con sus requerimientos básicos. Con sus carnasiales, pican a su presa en pequeños pedazos, sin importar el grosor de la piel. Luego, sin masticar, tragan de un solo bocado cada parte.

Ese característico pelaje redondeado cual corona, solo lo poseen los machos. Las hembras en cambio lucen una cabellera baja y elegante. Además las leonas son colaboradoras y hasta se ponen de acuerdo para aparearse, sin época o temporada fija, y coincidir con el nacimiento de las crías y ayudarse en las tareas de crianza. Hasta pueden amamantar a criaturas de una de las camaradas.

Hábitat

Hoy día los leones se distribuyen en zonas de África y Asia. Los ejemplares disminuyen cada vez más por la culpa del hombre. La ambición y las ansias por obtener la piel felina acaban con muchos al año. De hecho grupos de exploradores refieren muertes por envenenamiento de animales más pequeños que son comidos por los reyes de la selva. Al digerirlos los félidos perecen.

Países como Angola, Costa de Marfil, Camerún, Sudáfrica, Botsuana, Ghana, Etiopía, Senegal, Uganda, Ruanda y Nigeria  observan regularmente leones en condición salvaje. Otras naciones del continente del futuro también avistan manadas. Las cantidades no son certeras por la dificultad de la especie y el territorio en sí.

Panthera leo pérsica, león que se encuentra en Asia,  exactamente en el Bosque de Gir se encuentra en gran peligro debido a que cada vez menos huellas de este félido se ven en el amplio territorio. En inicios del siglo XX solo se registraban 20 leones. En los 90’s la población adulta aumentó a 200. Es difícil su reproducción porque en ocasiones no se ligan entre sí, además los leones errantes suelen matar a las crías de sus oponentes, si logran la victoria, para que las leonas quieran aparearse con él.

El Parque Nacional Kruger y el Parque Nacional Kalahari Gemsbok protegen a ejemplares de león africano, que a pesar de tener más espacio y condiciones, disminuye más rápido que sus pares asiáticos. Aunque se destaca por ser “El Rey de la Selva” en su hábitat en realidad escasea la vegetación y esto no es problema para él puesto que soporta climas templados.

Los leones pueden subsistir en zonas montañosas y se avistan en Kilimanjaro y Bale. En la India solo habitan los límites de bosque Caducifolio Seco.

Curiosidades

El temor hacia los leones en ocasiones es infundado en leyendas urbanas, y es que el Búfalo de agua, presa del rey, asesina a más humanos al año que la propia bestia coronada. El hipopótamo también supera al felino, a pesar de ser vegetariano y es el dueño del ranking mundial como el más letal para las personas, por su carácter agresivo y territorial.

Los leones necesitan al menos siete kilos de carne, mientras que las leonas pueden sobrevivir con solo cinco al día. Con todas las tareas que tienen las felinas, el trabajo en equipo es el que les permite trascender en la manada y por sus crías. La vida de los cachorros es bastante dura, aunque en las primeras semanas solo se preocupan por juguetear entre ellos, bajo el cuidado de sus madres, a medida que van creciendo tienen que enfrentarse al reino animal por sí solos.

El primer paso para la independencia radica en aprender las técnicas para cazar. Lo captan de las felinas, imitando el comportamiento y las estrategias que usan para acorralar a la presa. Al principio su inexperiencia hace que la mayoría de los intentos sean infructuosos. Sin embargo, como todo aprendiz, los cachorros se educan con la constante práctica, ensayo y error como lo conocemos.

Como se destaca anteriormente, el peor temor de una leona es que un macho errante tome el control del grupo y por consiguiente elimine a toda la prole de cachorros que no sean de su descendencia directa, con el fin de engendrar su propio linaje. La ausencia de raciocinio de las felinas las hace superar el sangriento episodio, que para los humanos significa un acto cruel. Esto es pura selección natural.

Los leones engalanan la cima de depredadores y a pesar de luchar contra el cambio climático, intromisión del humano en su hábitat y otros aspectos, cuentan con protectores que por ejemplo en África no dudan en asesinar  a los cazadores furtivos y que procuran propiciar reproducciones en cautiverio con el objetivo final de reinsertar periódicamente ejemplares a su hábitat natural y que esto ayude a preservar la especie, logrando el objetivo de equilibrar la cadena.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…