CENTRALES NUCLEARES EN CHILE

Aunque el tema de la energía nuclear se ha tocado varias veces aun no se puede hablar de centrales nucleares en Chile pues no existen.

En este artículo haremos un repaso de los adelantos nucleares que ha tenido el país suramericano y los adelantos que se han hecho en esa materia.

Reactor nuclear DBI / TPC

En Enero de 2007, el Ministerio de Energía de Chile publicó que estaba comenzando proyectos técnicos relacionados con el desarrollo de la energía nuclear, aunque ha sido seriamente renegado por ciertos grupos del país.

Thorium Power Canada, con su filial, DBI Chile, ha planificado fabricar un reactor de demostración de torio de 10 MW en Chile para ayudar a una planta de desalinización de 2500 litros / día.

Las certificaciones de terrenos y legislaciones están recientemente en desarrollo.

La utilidad final para el sistema de reactor nuclear DBI / TPC contiene:

  • Energía Eléctrica a precio económico para plantas que producen hidrógeno para combustibles sintéticos.
  • Plantas que generan electricidad a coste muy económico para redes eléctricas por todo el planeta.
  • Energía eléctrica a bajo precio en plantas de desalinización para agua dulce.
  • Desarrollo futurista de abono.
  • Desarrollo futurista de isótopos médico.

Evolución histórica de la energía nuclear en Chile

Años 60

enseda

A finales de los años 60, ENDESA (la Compañía Nacional de Electricidad chilena), por medio de un tratado de comunicación mutua con Francia, mandó a diferentes profesionales al extranjero para realizar estudios y capacitarse sobre asuntos nucleares.

Al regresar, estos fundaron una Oficina Nacional Nuclear cuya misión era establecer una planta de energía nuclear que se convirtiera en la primera de las centrales nucleares en Chile.

El equipo eligió un reactor de 100 MW, que se ubicaría en la región de Antofagasta (en el norte de Chile) y que además incluía una planta de desalinización con una capacidad de aproximadamente 20 000 m3 / mes.

La idea era tener el reactor operando para 1975, pero esta idea de tener centrales nucleares en Chile no se concretaría.

Lo único que quedaba era realizar un expedición por Europa e ir visitando diferentes reactores y conocer las propuestas de los agentes de ventas para escoger un proveedor y asentar el contrato.

Años 70

En octubre de 1970, Salvador Allende fue electo como presidente, y con su partido político en el poder, el proyecto de tener centrales nucleares en Chile se abandonó.

ENDESA clausuró la Oficina Nacional Nuclear y envió a los profesionales a otras proyectos.

Hacia fines de los años 70, como un gobierno militarista gobernaba, se intentó nuevamente con la idea de energía nuclear.

Pero ahora el proyecto decidió la construcción de un reactor de 600 MW, que estaría ubicado en la región central.

El análisis de elección del lugar fue efectuado por la corporación estadounidense Dames & Moore.

El proyecto no era factible desde una óptica económica. La planta nuclear poseía elevados costes de construcción y mantenimiento y necesitaba un sistema eléctrico mas grande.

Además, se notó una ambigüedad entre la utilización pacífica y militar de la energía nuclear, y esto ocasionó una resistencia interna a esta idea.

Al final, la opción nuclear se descartó en el año 1982.

Años 2000-2010

En 2006, se estableció el equipo de Trabajo de Energía Nuclear para analizar lo viable de implementarlo y lo útil de la energía nuclear en Chile.

Dicho análisis determinó que según los antecedentes mundiales y a pesar del riesgo de sismos que hay en Chile y los furtivos conflictos para gestionar residuos, la energía nuclear es una idea factible, solo que se requerían más estudios antes de realizar cualquier elección.

Años 2010-2015

En 2010, el “Análisis de la energía Eléctrica nuclear: opciones y retos”, concluyó que el desarrollo de la energía nuclear en Chile debería tener como propósito clausurar las brechas identificadas: “… cambiar la legislación y las normas actualizadas. instituciones reguladoras, establecer una idea para satisfacer las necesidades de recursos humanos…”

El estudio también concluyó que la certificación pública no solo es esencial, sino también el más grande reto que se opone previo a considerar la energía nuclear como una opción de energía.

Si estos escollos se disiparon a mitad de la década de 2010, el análisis determinó que las centrales nucleares pueden considerarse como parte del corazón energético del país.

Entre las principales conclusiones de este análisis era que la energía nuclear podría ser una garantía estratégica que realizaría un suministro de energía sostenible a largo plazo.

Se predijo que la energía nuclear podría convertirse en parte de la matriz energética de Chile a partir de 2024.

En Abril de 2010, se dio a conocer que se podía continuar analizando la idea nuclear en buena cooperación con el OIEA.

Terremotos y accidentes nucleares

Sin embargo, en esa época tuvieron lugar dos eventos importantes que tuvieron un impacto negativo en los planes nacionales para evaluar una opción de energía nuclear: el terremoto de magnitud 8.8 de Chile (2010) y el terremoto de Japón y el accidente de Fukushima (2011).

terremoto_chile

Además de la tragedia que el terremoto de Chile trajo al país, el evento aumentó la conciencia pública sobre la naturaleza altamente sísmica de Chile y generó temores de que el país no esté lo suficientemente preparado para resistir este tipo de eventos.

El accidente de Fukushima se produjo un año después y contribuyó a suspender definitivamente el proceso de evaluación de la energía nuclear.

Durante los siguientes 4 años no se realizó ningún trabajo relevante sobre este tema.

A partir del año 2015

En enero de 2015, el Gobierno decidió revisar si las conclusiones de estudios anteriores seguían siendo válidas a la luz de los nuevos desarrollos, y qué debería hacer el país si decidía reanudar el proceso de evaluación.

Por esto se creó el Comité de Energía Nuclear para preparar El informe Generación de energía nuclear en Chile: hacia una decisión racional.

Este informe está de acuerdo con el informe anterior de 2010 de que el país debe continuar trabajando para cerrar las brechas que inhiben la implementación adecuada de la energía nuclear.

Además, el informe establece que la posibilidad de utilizar la energía nuclear no debe descartarse sin un “análisis racional e integral y considerando todos los aspectos relevantes de esta tecnología y la viabilidad de su uso en Chile”.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…