MURCIÉLAGO DE LA FRUTA » Características, qué come y donde habita


Incluidos en la categoría de los mega murciélagos, – y recibiendo el nombre de “zorro volador” el murciélago de la fruta es una especie bastante peculiar en la que el tamaño difiere de un lugar a otro haciéndolos confundibles con otras clases semejantes. Aprenda a diferenciarlos conociendo sus principales características.

Características, ecolocación, hábitat

Entre las particularidades de los murciélagos de la fruta está la diversidad de tamaños que existe según el lugar en el que habiten; la variedad es tan notoria que algunos no consiguen superar las dos pulgadas de largo, mientras que otros presentan hasta más de 16 pulgadas de longitud. Se especula que son más de 1.100 especies identificadas. Asimismo se caracterizan por:

  • Ojos grandes y excelente visión: de todas las especies, es el murciélago de la fruta quien goza de la mejor visión general, misma que junto al sentido del olfato, emplean para buscar fuentes de alimento. Pero eso no es todo, pues en conjunto, les ayudan a prevenir situaciones peligrosas.
  • Diferentes formas de alas: al igual que su morfología, las alas varían según la ubicación y están diseñadas para compensar el viento y los elementos adicionales de su ambiente natural; se especula que la diversidad anatómica está vinculada a la adaptación que sufre el animal en la zona en la que reside, lo mismo que a las distintas clases de árboles frutales de los que se alimentan.
  • Dientes afilados y largas lenguas: mientras que los primeros le permiten penetrar la piel de los frutos, la segunda es desenrollada para alimentarse en lugar de mantenerse enrollan y escondida internamente alrededor de la caja torácica y no en la boca.

¿Dónde viven?

El hábitat natural del murciélago de la fruta tiende a ser zonas en las que abunde la comida, por lo que se les ve con frecuencia en regiones de bosques espesos plagados de árboles frutales y de climas cálidos que le ofrezcan la ventaja de contar con variedad de frutas sin importar la época del año y cuerpos de agua cercanos.

Otra imposibilidad para delimitar su distribución geográfica está vinculada a su necesidad de desplazarse a largas distancias en busca de comida, cuando esto sucede, hacen del viaje de regreso lugar de descanso refugiándose durante el día en árboles que le protejan de la oscuridad y de los distintos depredadores.

Alimentación

Puede ser infinita la cantidad de tipos de frutas conocidas que crecen en plantas y árboles, cualquiera de ellos es alimento para el murciélago de la fruta. Contrario a lo que muchos especulan, la especie no devora la totalidad del alimento, ya que solo emplean sus afilados dientes para triturarla y – con ayuda de su larga lengua – consumir el néctar.

Además de la variedad de frutas, hacerse de los alimentos no será complicado para la especie gracias a su eficiente visión y olfato; elegido el manjar, el murciélago de la fruta se mantiene en el aire mientras se alimenta, aunque algunos prefieren aterrizar y tomarse el tiempo para comer con tranquilidad. A mayor tamaño del ejempla, más complejo será consumir el alimento sin primero aterrizar.

Reproducción

Dentro de las sub colonias es común ver a los machos frotando sus cuerpos contra sus hembras, quienes tras copular llevarán en sus cuerpos las crías en una gestación que demora alrededor de seis meses.

Cada hembra alumbra una única cría a la vez que dependerá totalmente de la madre al estar incapacitada para volar hasta después de seis semanas. Las garras de pequeño murciélago le permitirán adherirse al cuerpo de la madre sin problema alguno, incluso cuando ella sale en busca de comida.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…