Contaminación acústica o auditiva: Qué es, causas, consecuencias y soluciones


La contaminación acústica también llamada sónica o auditiva representa un gran daño tanto para el ambiente como para el ser humano, trayendo consecuencias tanto a corto como a largo plazo.

¿Qué es la contaminación acústica o auditiva?

Este tipo de contaminación acústica o auditiva es definida como aquella que se provoca directamente por el exceso de sonido en determinada región.

Se sabe que el ruido no se acumula, ni tampoco se traslada o se mantiene a través del tiempo como lo hacen las demás, simplemente es una contaminación inmediata que deja grandes consecuencias en la calidad de vida de todas las personas y de todos los ambientes sino se llega a controlar como es debido.

La terminología de contaminación acústica o auditiva se describe como aquella que se da por sonidos estruendosos y molestos, los cuales generalmente son reflejados por actividades humanos, tales como el tráficos de las calles, las industrias, los locales de ocio y fiestas, el sonido de los aviones, barcos y muchos más, haciendo que se generen distintos resultados negativos para el entorno natural.

Así mismo, se van desprendiendo efectos no saludables para el funcionamiento auditivo, físico y neurológico del ser humano y que se va agravando con el paso del tiempo sin que exista alguna solución o reducción del medio donde se encuentre.

Por otra parte, la definición se relaciona de manera directa implicando al ruido como el único y total contaminante que da lugar a consecuencias nocivas para grupos de personas en su conjunto.

Causas de la contaminación acústica o auditiva

contaminación acústica o auditiva

Antes de nombrar las importantes causas que generan contaminación sónica, es importante recalcar que todas son producidas por el hombre, por lo cual es ideal la planificación con el fin de evitarlas o reducirlas al mínimo en todo tipo de ambientes.

Tránsito automovilístico

El ruido provocado por los autos suele ser un tipo de sonido molesto y muy estruendoso en todos los niveles, por lo que no suele pasar desapercibido en ningún contexto y para nadie. Todas las ciudades, grandes y pequeñas tienen este tipo de fuente contaminante conllevando a lo largo del tiempo a diferentes consecuencias.

No obstante, hay ciertos tipos de autos que al ser eléctricos no tienen mucho ruido que emitir, pero también hay otros como los camiones o gandolas que sobrepasan el límite de ruidos óptimos para el ambiente y eso superpone un número mayor de efectos desventajosos para todos.

Tránsito aéreo

Las personas que están cerca de aeropuertos cada día, ya sea por viviendas o trabajos, van teniendo más consecuencias en su salud auditiva y neurológica a diferencia de las que viven más lejos.

El tránsito aéreo genera un gran ruido excesivo en todos los ambientes amplios afectando de forma directa las comunidades de todos los alrededores por el sonido de las turbinas y también por la velocidad que comprende el aire y que a su vez, va produciendo más sonido.

Construcciones

Esta es una de las construcciones de obras públicas que se presenta con énfasis ante la contaminación acústica o auditiva, pues con cada uno de los elementos utilizados en la construcción el ruido se hace máximo y las consecuencias emitidas en el ambiente también.

Con frecuencia, las máquinas, las grúas y los elementos de soldadura son los artefactos que más ruido provocan en los entornos y con ello, más efectos negativos.

Sitios de entretenimiento

Los espacios destinados al entretenimiento de personas, tales como las discotecas y los bares son los principales responsables generando un alto nivel de contaminación acústica o auditiva ya que además de romper con la tranquilidad de las comunidades adyacentes, van inmiscuyendo muchos efectos en contra de la salud auditiva de quienes acuden a este lugar que por lo general, no tiene la suficiente amplitud.

Del mismo modo, la conglomeración de múltiples personas en el mismo punto es otra condición que genera el exceso de sonido.

Sonidos musicales y gritos al exterior

Esta causa también es imprescindible para saber de dónde proviene la contaminación sónica. Se da en aquellas urbanizaciones donde los vecinos suelen colocar música en volumen estruendoso, así como también van dando gritos por doquier, a toda hora.

Todas estas situaciones son las responsables de la frecuente contaminación acústica que se sufre en distintos ambientes y que va provocando alteraciones desde diferentes perspectivas.

Consecuencias de la contaminación acústica o auditiva

Efecto auditivo

Con el paso del tiempo, la contaminación acústica o auditiva ha ido generando una gran cantidad de problemas de salud en quienes están alrededor de medios altamente contaminantes. No solo por afectar la agudeza del oído, sino que también va creando constantes molestias en lo que respecta al sentido de equilibrio que también lo aporta este órgano sensorial.

Generalmente quienes están siempre cerca a lugares con industrias o fábricas de máxima producción padecerán de estos problemas debido a los efectos que a la larga, esto va dejando.

Efecto psicológico

  • Genera ansiedad, muchas veces por percibir la disminución del sentido de estabilidad
  • El cansancio se hace predecible y perceptible por quienes lo sufren.
  • Disminuye tanto la libido, como el deseo de compartir con el entorno, puesto que solo quieren descansar y salir de todo lo que implique un ruido en el exterior.
  • Puede producir o adelantar la neurosis en quienes tienen el gen afectado.
  • Puede generar episodios de insomnio.
  • Interviene en la aparición de actitudes de agresividad e irritabilidad.

Efectos psicopatológicos

En ruidos de más de 60 dB, el organismo responde elevando la presión arterial, produciendo dolores de cabeza intensos y con ello, dilatación de las pupilas frecuentemente en cualquier ambiente. Induce el parpadeo acelerado así como también va alterando la velocidad de la respiración y el pulso.

En ruidos de más de 85 dB, los efectos son la disminución de la secreción gástrica, además de la elevación de colesterol y triglicéridos, asociándose así los riesgos de enfermedades cardiovasculares. Inclusive se incrementa la glicemia teniendo una predisposición a la diabetes si se establece en este ambiente con máxima frecuencia.

Efecto durante el sueño

Los altos sonidos pueden generar una gran dificultad al momento de conciliar el sueño. Igualmente, es un agente que despierta fácilmente a quienes ya están dormidos. Si bien es cierto el sueño es uno de los procesos vitales del ser humano y como tal, hay que cumplirlo durante cada día.

Efecto conductual

Los sonidos con muy altos decibeles son determinantes de alteraciones de la conducta, que muchas veces puede ser momentánea, pero con la persistencia del sonido pueden hacerse crónicas conllevando a la aparición de agresividad, irritabilidad y también desinterés generando muchos cambios en las relaciones para con los demás.

Efecto en la memoria

Muchos estudios científicos han demostrado que el rendimiento en cuanto la mantención de la memoria irá cambiando a medida que el oído y el sistema neurológico se exponga constantemente a los altos sonidos, haciendo que el funcionamiento cerebral sea mucho más lento y con ello, se irá afectando consecutivamente la efectividad de la misma sin que sea necesario que la persona tenga una edad avanzada como ocurre naturalmente.

Déficit de atención

Los altos sonidos que se perciben a diario van haciendo que la atención se disperse de lo que se busca, ya sea en una tarea o una actividad especial, pues se va centrando el sonido en justo lo que se está escuchando omitiendo lo del alrededor.

Soluciones para la contaminación acústica

contaminación acústica o auditiva

Aísla tu hogar acústicamente

Si sientes que no puedes detener el origen de donde proviene el ruido extremo del exterior, lo que puedes hacer es aislar acústicamente toda tu casa, esto te ayudará a que tengas un descanso pleno, así como también a evitar todas las consecuencias que normalmente se provocan como parte de sus efectos.

En caso de que tampoco puedas hacerlo en las salas de casa, confórmate con aislar acústicamente el dormitorio, ante todo es importante que el ruido se aleje de tu sitio de descanso, pues es donde pasas gran parte del tiempo cuando duermes.

Aleja el ruido de las máquinas de tu hogar

Este es un aspecto realmente importante si quieres cuidarte de la contaminación acústica o auditiva y se trata de organizar tu casa, de manera que no quede de forma cercana a las máquinas que emiten altos sonidos, tales como la ventana si vives cerca de una industria o de una construcción.

Igualmente, aleja la cama del aire acondicionado que genera mucho ruido, se supone que para dormir necesitas tranquilidad y es lo que debes lograr.

Evita incluirte dentro de los vecinos molestos

Esos vecinos molestos, son aquellos que generan contaminación acústica bajo el simple hecho de en lugar de hablar gritar, a cualquier dirección, colocar todo el día la música a todo volumen sin descanso o con una mascota que contribuye a la misma.

Verás que con estos cambios la atmósfera además de sentirse distinta, la contaminación será mucho menor y todos a tu alrededor vivirán felices, pero ¡eso sí! También ve inculcando lo mismo a los demás.

Los cambios siempre empiezan por cada persona, es ahora el momento de que empieces a reducir la contaminación sónica.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…