ATAQUES DE TIBURONES » Estadísticas, Cómo evitarlos


Todos alguna vez hemos sentido miedo al creer haber visto un tiburón cuando nos zambullimos en el mar.

Es algo muy normal  si sientes ese miedo, cualquiera lo tendría solo de imaginar sus dientes y lo doloroso que resultaría una mordedura de ellos o imaginar simplemente el gran tamaño que tienen.

A pesar de esto, es importante que sepas que es muy baja la probabilidad de morir ante un ataque de estos animales o al menos toparse con uno y sufrir las consecuencias.

Ataques de tiburones ¿Qué son?

Los ataques de tiburones son agresiones de un escualo hacia una persona, causándoles alguna lesión o en pocos casos, la muerte.

Cada año un número significativo de personas suelen terminar siendo víctimas de sus ataques, de hecho, el tiburón entra entre una de las especies de animales que se denominan “depredadores”.

Una característica que no se puede pasar por alto es que se ajusta a diferentes niveles de luz, gracias a los impulsos electromagnéticos.

Es por esto que adopta un comportamiento discrepante, lo que lo ha convertido en uno de los animales más peligrosos que habita en el mar, categorizado como un animal atemorizante y un rival indestructible en muchas escenas y contra cualquier adversario.

Los tiburones más peligrosos

Cualquier especie perteneciente a esta gran familia de tiburones puede considerarse peligrosa o una amenaza para las personas.

Sin embargo, existen algunos escualos que resultan impresionantemente voraces y letales, lo que los hace destacar entre los demás, entre estos están los tiburones blanco, tigre y toro.

De acuerdo con algunos expertos el tiburón blanco es uno es uno de los más peligrosos para las personas por su tamaño y el poder de su mandíbula.

A pesar de esto, el tiburón tigre y el tiburón toro son los que atacan con mayor frecuencia.

Es importante destacar que el hombre no forma parte de la dieta de estos, al realizar un ataque solo están comprobando si formamos parte de su alimentación o no.

En la mayoría de las ocasiones, los tiburones abandonan a sus víctimas una vez dado el primer mordisco.

A veces el tiburón ataca porque es un animal reacio a los hombres, y más si eres un ser que ellos desconocen.

Cantidad de ataques

Las estadísticas a partir del año 2000 nos indican que de 79 ataques al menos 11 resultaron mortales, y con el pasar de los años este número se han reducido a 1 o 2 por año.

Estos ataques se producen mayormente en las costas, bahías, aguas tranquilas y con poca profundidad alrededor del mundo.

Recomendaciones para evitar ataques de tiburones

Lo que podemos recomendarte si alguna vez te ves en una situación como esta, es que no pierdas la calma, aléjate con tranquilidad y sal del agua lo antes posible.

Al salir evita chapotear porque cualquier movimiento brusco que realices llamará su atención y es lo queremos impedir a toda costa.

La clave es no despertar su interés y curiosidad, ellos están atentos en busca de alimento y al despertar su curiosidad la única manera de averiguar qué es lo que está frente a ellos es a través de su boca.

Una forma de saber que tiene interés en ti es la forma de los movimientos que hace, va a mantener tendencias en círculos o en zigzag, esto es un indicativo de que debes actuar de manera rápida y astuta.

Si no puedes huir de allí defiéndete propiciando golpes a zonas sensibles como a los ojos y agallas, lo que causará que este depredador se debilite y pierda todo interés en ti.

Otra de sus zonas sensibles es la nariz pero no es recomendable por ubicarse muy cerca de la boca.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…