SERPIENTE BASTARDA » Características, Veneno, Alimentación


A simple vista la serpiente bastarda parece sumamente peligrosa y aterradora debido a su excepcional tamaño de 2 metros de longitud; pero la verdad es que es todo lo contrario.

La serpiente bastarda también llamada Montpellier y designada científicamente como “Malpolon monspessulanus”, es un reptil escamoso perteneciente a la familia de los colúbridos.

La serpiente bastarda es una de las más abundantes y comunes, esta escasamente trepadora, impulsiva, sumamente veloz y bastante agresiva si se siente amenazada.

Si deseas conocer más sobre esta serpiente, continúa leyendo este artículo donde te enterarás de cada una de las características que posee.

Características de la serpiente bastarda

Aunque su tamaño usualmente es de 2 metros de longitud aproximadamente, hay algunos casos extraordinarios en los que pueden llegar a alcanzar los 2,55 metros de longitud total.

Su peso por lo general es de 3 kilogramos y tiene una cola fina y bastante alargada.

Su cabeza posee un aspecto muy particular; ésta es alargada y su hocico es muy puntiagudo, en ella están situados dos ojos de gran tamaño.

Los ojos tienen una expresión de mirada penetrante debido a que las escamas supra oculares sobresalen y forman una especie de “ceja” muy prominente.

En cuanto a las escamas de esta serpiente, tiene 8 escamas supra labiales y puede llegar a tener hasta 189 escamas ventrales.

Las escamas que cubren su dorso son lisas y poseen pequeños arcos formando de 17 a 18 filas en todo el centro de su cuerpo.

Los colores que presentan los ejemplares adultos varían desde el pardo hasta el verde oliva.

En la zona anterior de su cuerpo toma una coloración gris opaco y su vientre suele presentar un tono amarillento muy claro.

Comportamiento y veneno

Cuando se siente amenazada sube su cabeza como lo hacen las cobras y sisea fuertemente para asustar a sus oponentes y en casos excesivos embestir o morder.

Aunque es una serpiente venenosa, para los humanos es totalmente inofensiva.

Sus dientes inoculadores de veneno están situados en la parte posterior de su boca, por lo que recibir una mordedura de esta serpiente es muy poco probable.

Solo ocurriría si el dedo de la persona se inserta profundamente en la garganta de esta serpiente.

En caso de que se produzca la mordedura, su veneno es de muy baja toxicidad, se cura muy fácilmente y nunca podría llegar a ser mortal.

Hábitat de la serpiente bastarda

Le gusta el calor por lo tanto podemos conseguirla en la zona mediterránea.

Habita en zonas abiertas, matorrales, bosques y cultivos.

De qué se alimenta la serpiente bastarda 

Es un animal carnívoro que se alimenta primordialmente de animales vertebrados.

Su dieta se basa en pequeños mamíferos, como aves y lagartijas.

Igualmente come ofidios más pequeños, roedores, gazapos de conejos, e incluso individuos de su misma especie.

Las serpientes más jóvenes buscarán individuos invertebrados como pequeños insectos para alimentarse.

La serpiente bastarda caza mediante la búsqueda activa de sus presas a las que acechan hasta que estas se queden completamente quietas para así poder embestirlas.

Cuando las presas son animales pequeños la serpiente le inyectará el veneno para retenerla, pero cuando son mucho más grandes las enrollará con su cuerpo para conseguir matarlas.

La serpiente bastarda es considerada muy provechosa para el hombre, ya que consume diariamente una alta cantidad de roedores.

Cómo se reproduce la serpiente bastarda

La cópula se da entre los meses de abril y mayo; las serpientes bastardas suelen poner de 4 a 18 huevos.

Sus huevos son alargados y tendrán aproximadamente 4 centímetros de diámetro.

Normalmente las hembras buscarán lugares cálidos para colocar sus huevos, los cuales eclosionarán entre los meses de agosto y septiembre y medirán unos 25 centímetros.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…