Consumismo, sus causas y consecuencias


A diario, somos bombardeados sin piedad por la publicidad con el objetivo de convertir los deseos en necesidades. Los expertos en mercadotecnia saben que las emociones influyen mucho en el consumidor. De ahí que tanto la publicidad como los establecimientos estén diseñados para despertar las emociones.

Esta publicidad excesiva que hace creer que se necesita todo lo que se ve ha generado en el mundo un fenómeno conocido como consumismo, el cual en la época en la que estamos viviendo en la que los adelantos tecnológicos son cada vez más frecuentes, es más notorio y afecta más a nuestra sociedad que nunca.

En este artículo veamos qué el consumismo, cómo surgió y cuales son sus casuas y conecuencias.

¿Qué es el consumismo?

El sistema económico capitalista lleva implícita una cultura de consumo, pero no del consumo de aquellos elementos que son necesarios para vivir sino del que promueve la “producción y uso de bienes no estrictamente necesarios”, siendo esta la definición que le da la Real Academia Española (RAE) al término consumismo.

En este sentido, puede hablarse de dos tipos de productos o servicios: los necesarios o básicos como la ropa y comida y los no necesarios o lujos, aquellas cosas que no se necesitan pero se desean quizás por prestigio, vanidad o por querer estar a la vanguardia de las últimas tendencias de la moda.

Por esto, si bien todas las personas desde nuestro nacimiento somos consumidores, nos hemos desviado al consumismo que tiene que ver con el exceso, con tomar más, mucho más de lo que necesitamos.

Por esto es necesario tener una idea clara de cuáles son nuestras necesidades reales y cómo podemos cubrirlas del mejor modo, no dejándonos engañar por la apariencia o la publicidad.

Origen del consumismo

En la literatura actual se señala que el consumismo tal y como lo conocemos hoy día, surgió a finales de la Primera Guerra Mundial, en esta época el mercado estadounidense sufrió una gran crisis económica, lo que ocasionó  altos niveles de desempleo y enfriamiento o estancamiento del mercado.

Si bien aumentó la producción, porque se sustituyó personal por avances tecnológicos, la demanda de los productos se veían reducidas, por lo que se debía motivar de alguna manera.

Fue Edward Bernays, sobrino del reconocido psicoanalista Sigmund Freud, quien encontró la manera de motivar el consumo valiéndose de los descubrimientos de su tío de que las personas tienen en lo más profundo de su ser un estado animal que se caracteriza por sentimientos irracionales, pero el comportamiento de las personas a veces se nutre de esos impulsos irracionales que nacen de lo más profundo de sus mentes.

A Bernays se le ocurrió relacionar estos impulsos irracionales con el mundo de la publicidad comercial; asociando los distintos productos a deseos instintivos que tiene el ser humano en su inconsciente.

De esta manera es como el consumo de bienes primordialmente realizado para satisfacer necesidades, pasó a satisfacer deseos, lo que produce el consumo desenfrenado que hoy conocemos.

Hoy día, el consumismo no solo se basa en los impulsos inconscientes e irracionales que genera nuestro cerebro, sino también en el contexto social donde nos desenvolvemos porque cuando tratamos de ser aceptados socialmente nos vemos obligados a adquirir determinados bienes y servicios.

Causas del consumismo

El capitalismo

El consumo es el elemento central del capitalismo, porque carece de sentido que se produzcan cosas que no serán consumidas.

Asociación de los bienes con el éxito

Existe la falsa creencia de que la acumulación de bienes es fuente de felicidad y sinónimo de éxito personal. En muchos casos se aplican las frases “eres lo que tienes” o “vales lo que tienes”.

La presión de expresar el estatus y la identidad implica encontrar seguridad al sobresalir y al encajar en el grupo social por medio de las posesiones y su exhibición.

Los anuncios y las marcas ayudan a construir la personalidad y a dotar al individuo de un determinado sentido de sí mismo, sobre todo en los segmentos más inmaduros y acríticos de la población.

La globalización

La globalización ha disuelto y expandido los límites territoriales de los modos de producción, distribución y consumo de la actualidad.

La publicidad

El individuo de la sociedad actual se ve bombardeado por todo tipo de publicidad, la cual presenta los productos como necesarios para la vida y forma en las personas falsas necesidades.

La publicidad es tan poderosa que tiene el poder de influir en las decisiones de compra de las personas, para esto se muestra a los productos desde su mejor perspectiva, destacando solo lo aparentemente ventajoso que estos son.

La publicidad apela a que el individuo consuma en exceso, y lo hace al generarle deseos o imponiéndole un grupo de referencia que consume para ser feliz. Porejemplo, se presenta a un joven con rostro sonriente y aparaente éxito porque tiene el último teléfono inteligente que se promociona.

Productos de baja calidad

Actualmente los productos vienen con fecha de caducidad y una vez esta llega no queda otra opción que comprar otro.

Las marcas y fabricantes se dieron cuenta que hacer productos duraderos es contraproducente para sus ganancias, de ahí que se acorta la vida útil de los mismos.

Cada vez las bombillas, cartuchos de impresión o teléfonos móviles duran menos, obligando a su reemplazo.

No existe una cultura de reciclaje

La no existencia de una cultura de reciclaje y reutilización, en muchos países no se práctica ni promueve el reciclaje, de ahí que las personas desechan frecuentemente objetos a los que se les puede dar un segundo uso o que pueden ser remanufacturados.

Consecuencias del consumismo

  • Tiene un impacto negativo en el ambiente, es fácil, mientras más se produzca más se afecta el ambiente, más recursos se utilizan y más contaminación ambiental se genera.
  • Se contribuye a la mala distribución de la riqueza. El comprador gasta dinero innecesario y el fabricante o vendedor continúa enriqueciéndose.
  • Se sobreutilizan servicios como el agua, energía eléctrica y combustible, aumentado la tarifa de pago de los mismos y contribuyendo a que el sistema eléctrico o la distribución de los servicios básicos se pueda ver afectado
  • Preferencia de lo procesado antes de lo natural. Muchos productos industrializados han sustituido a los realizados en casa o los productos naturales. En muchos países se consume por ejemplo sopa en lata, o se prefiere comer hamburguesas procesadas que las hechas en casa.
  • Transculturalización. El consumismo impone la cultura de otras regiones, donde se manejan otros valores y otros niveles de consumo. Se promueve el deseo de consumir bienes de manera ilimitada en todas las culturas menospreciando la cultura propia de cada lugar.
  • Genera ansiedad en las personas. Cuando alguien quiere poseer un artículo y claramente este se escapa de sus posibilidades económicas, se puede generar ansiedad al no poseerlo o al tener que trabajar de más para poder comprarlo, es decir al tener que hacer algún esfuerzo extraordinario para poder hacerse con él.
  • El consumismo no promueve el desarrollo sustentable lo cual trae consecuencias para las generaciones futuras y no solo para la actual.

No se puede negar que el consumo es una actividad necesaria sin la cual no hay desarrollo posible, pero exige responsabilidad, tanto por parte de las industrias como de los usuarios de productos y servicios

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…