Desigualdad ¿qué es y cómo se mide?


En pleno siglo XXI la desigualdad sigue estando presente en muchas actividades de la humanidad, ya sea por motivos de sexo, raza, credo, o posición política, millones de personas la sufren a diario.

¿Qué es la desigualdad?

El diccionario de la Real Academia Española, define desigualdad como “condición o circunstancia de no tener una misma naturaleza, cantidad, calidad, valor o forma que otro, o de diferenciarse de él en uno o más aspectos”.

Entonces, la desigualdad puede entenderse como la falta de equilibrio en las relaciones humanas y el acceso a los bienes, servicios y oportunidades.

¿Cómo se mide la desigualdad?

Existen diferentes medidas de desigualdad, siendo las más conocidas y quizás más importantes:

  • Coeficiente de Gini
  • Las medidas de extremos
  • Índice de Theil
  • Índice de Atkinson
  • Coeficiente de Decil
  • Índice de progresividad de Kakwani
  • Índice de Robin Hood
  • Medida de la pobreza de Sen,.

A continuación describimos los dos primeros:

El Coeficiente de Gini

Es la medida más común de desigualdad. Mide el nivel de concentración que existe en la distribución de los ingresos en la población, Aunque también puede emplearse para medir cualquier tipo de desigualdad.

Este coeficiente arroja un valor que está comprendido entre 0 y 1. Siendo el caso de que 0 representa un país menos desigual y 1 un país más desigual y en el que la mayoría de los ingresos se concentran en unas pocas personas.

Es posible que alguna vez veas el valor expresado en base a 100 y no a 1, en este caso se hace referencia al índice de Gini que es el mismo coeficiente pero multiplicado por 100.

Las medidas de desigualdad por extremos

Tratan de identificar qué proporción de la riqueza total la concentran los que más tienen (extremo superior) o los que menos tienen (extremo inferior).

La desigualdad en el extremo superior se mide al dividir el ingreso promedio de los más ricos entre el ingreso promedio del total de la población. Si este número crece, la desigualdad es mayor porque más amplia es la brecha entre el ingreso de los ricos y el ingreso del total de la población.

La desigualdad del extremo inferior se mide al dividir el ingreso promedio del total de la población entre el ingreso promedio de los que menos tienen. Si este número crece, los ingresos de los más pobres se alejan de los ingresos promedio, es decir, crece la desigualdad.

Tipos de desigualdad

Hoy día puede hablarse de desigualdad económica, de género, jurídica, racial y religiosa, por solo mencionar algunos tipos.

Desigualdad económica

La desigualdad económica es la mala distribución de bienes y servicios entre los trabajadores de un mismo servicio.

Por poner un ejemplo, dos trabajadores realizan el mismo trabajo durante la misma cantidad de tiempo pero uno de ellos recibe una mejor remuneración salarial que la otra.

Desigualdad sexual o de género

Esta se evidencia cuando se beneficia el acceso a bienes y servicios a un determinado género, mientras que para el otro es mucho más difícil conseguirlo.

La demostración más evidente de este tipo de desigualdad es como en muchos países los hombres tienen más derechos que las mujeres, pueden optar a distintos cargos e incluso tienen mayor acceso al sistema educativo y se respetan más sus derechos.

Sin embargo, poco a poco las mujeres han ido ganando espacios, y teniendo mayores posibilidades. Al igual que los hombres las mujeres pueden participar en política, optar a cargos públicos, dirigir empresas e incluso instituciones militares.

Desigualdad jurídica

La desigualdad jurídica se presenta cuando las leyes o los tribunales favorecen a un individuo por su posición económica o prestigio social, aunque sea culpable de alguna infracción.

Por el contrario, aún en muchos países del mundo se toman en cuenta factores como el color de piel o la nacionalidad para indicar si alguien es culpable o no de cierto delito.

Desigualdad étnica

El trato que se le da a un individuo está determinado por la etnia a la que pertenezca, por ejemplo, aún en estos tiempos se considera con más derechos a personas de piel blanca, antes que las negras.-

Sin dejar de lado lo que ha ocurrido en años recientes en Europa con la llegada de inmigrantes que salen de sus países por conflictos políticos, bélicos, hambrunas, a muchos de estos ciudadanos extranjeros se les ha violentado sus derechos e incluso se les ha tratado como inferiores por proceder de países tercermundistas.

Desigualdad religiosa

La mayoría de las constituciones de los países dejan claro que los ciudadanos tienen derecho a profesar la religión que prefieran y practicarla de acuerdo a su fe.

Sin embargo, aún se considera que las personas que pertenecen a ciertas religiones mayoritarias tienen más derechos que quienes pertenecen a religiones minoritarias.

No se puede dejar de mencionar la reciente ola de islamofobia que se desató en el mundo después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 a las torres gemelas en Estados Unidos.

A raíz de esto, los musulmanes son mal vistos por muchos y hasta se generaliza diciendo que todos son terroristas. Lo cual es una clara muestra de desigualdad por motivos religiosos.

Países más iguales y desiguales del mundo

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) realizó un ranking de desigualdad de sus 36 países miembros, usando para ellos el coeficiente de Gini, el resultado arrojó que Chile es el país más desigual, como se muestra en la siguiente lista:

1. Chile – 0,47
2. México – 0,46
3. Estados Unidos – 0,39
4. Turquía – 0,39
5. Israel – 0,37
6. Estonia – 0,36
7. Reino Unido – 0,36
8. Lituania – 0,35

Mientras que los países menos desiguales están encabezados por Eslovenia, además en este listado llama la atención que todos los países en ocupar los mejores lugares de esta ranking son europeos:

1. Eslovenia – 0,3
2. República Eslovaca – 0,3
3. Republica Checa – 0,3
4. Finlandia –  0,3
5. Bélgica– 0,3
6. Noruega– 0,3
7. Austria – 0,3
8. Suecia – 0,3

Si bien la humanidad ha avanzado en muchos aspectos y se han dao pasos que encaminen a la erradicación de la desigualdad lo cierto es que aún falta muscho para lograrlo.

De ahí que debemos seguir apostando a un cambio radical de los puntos de vista del hoimbre y los gobiernos, a una mejor distribución de los ingresos y a una mayor tolerancia e igualdad de todos los seres humanos sin importar quienes sean.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…