Conecta con nosotros

Ecosistemas: Qué son, por qué se caracterizan, tipos de ecosistemas

Medio ambiente

Ecosistemas: Qué son, por qué se caracterizan, tipos de ecosistemas

Los ecosistemas pertenecen a aquellos entornos integrados en el medio ambiente por seres vivos y no vivos que permanecen en tal lugar y que hacen un equilibrio entre ellos; tratando de dejar un ambiente óptimo para la vida de todos.

¿Qué es un ecosistema?

Se define como el lugar en el que se establecen seres vivos y no vivos asumiendo roles que favorecen la vitalidad de todo el medio ambiente permanentemente. Por su parte; la ciencia encargada de estudiar estos aspectos naturales recae sobre la ecología debido a su íntima relación biológica con cualquier tipo de ambientes.

Así mismo, se desglosan varios tipos de ecosistemas que no solo varían según su origen; sino que también se presentan de acuerdo con los tipos de superficies e inclusive según las especies que en ellas habitan; pues es otro de los aspectos que va haciendo todo por identificarlos, respectivamente.

A grandes rasgos se estiman ecosistemas terrestres y acuáticos; cada uno teniendo superficies diferentes y en el que muchos tipos de animales van teniendo su preferencia; no solo por su organismo como tal sino por las adversidades que pueden o no superar; en cada uno de los ambientes.

¿Cuál es la mayoría visible de los ecosistemas?

Gran parte de los ecosistemas del planeta son acuáticos; debido a que es la mayor parte que engloba el planeta.

No obstante, también hay una pequeña cantidad de ecosistemas terrestres que cuentan con determinadas especies y que son los más conocidos por los seres humanos debido a que no requieren de un transporte especial para visualizar todos sus aspectos.

Los factores abióticos con los seres vivos hacen la relación perfecta en todo ecosistema; pues se van integrando favorablemente; en lo que respecta a asuntos estructurales y también funcionales; entrelazándose de acuerdo con lo que se necesita en el entorno y lo que resulta mejor para su vitalidad a lo largo de los años.

¿Por qué se caracterizan los ecosistemas?

Cada uno de los ecosistemas se van caracterizando por conservar constantemente un intercambio entre lo que es la materia y la energía traspasándose de generación en generación entre un ser vivo y otro; ciertamente.

Los traspasos de información referente al tipo de ecosistema que cada especie pertenece se da a partir de las cadenas alimentarias; siendo las más bajas, las plantas u organismos productores que van captando la energía solar a medida que sintetizan materia orgánica como sus frutos; no solo para el exterior; sino también para sí mismas.

Al mismo tiempo van generando alimentos para sus especies progresivas como son los animales; quienes la aprovechan para alimentar su cuerpo y además servir de alimento para las especies que siguen; es decir los seres humanos, siendo toda una cadena.

Cuando mueren cualquiera de estos organismos; las bacterias y hongos intervienen arduamente; transformándose en nutrientes gracias al suelo; que servirán nuevamente para alimentar a las plantas y así poder iniciarse un ciclo entre todas las especies que integran la cadena.

Sin embargo, en ocasiones pueden presentarse varios tipos de dificultades que limitan la alimentación, tal y como lo hace la humanidad; ya sea por distintas actividades no viables o por procesos de destrucción que pueden afectar permanentemente los hábitats y con ello; el desarrollo y crecimiento de los ecosistemas.

Tipos de ecosistemas

ecosistemas

Los ecosistemas por su amplia variación suele tener varias clasificaciones; dentro de las que se destacan las siguientes:

Según su origen:

Naturales

Son todos aquellos ecosistemas creados directamente por la naturaleza; son los que hay en su mayoría y los que cuentan con una buena extensión dado a que comprenden dos clases de superficies; los terrestres y los acuáticos.

Por su parte, son aquellos ambientes que se van creando sin la intervención propia del hombre; por lo que suelen ser más variados que los demás tipos y es así como se han ido subclasificando progresivamente.

Artificiales

Este tipo de ecosistemas son los que se van creando a partir de las actividades humanas y que no tienen ningún tipo de superficie similar creada por la naturaleza. Estas se crean ya sea para conseguir algún beneficio especial con respecto a alguna especie o bien; para consolidar que las cadenas alimentarias no se deterioren por completo cuando se está ante un ambiente en peligro de erradicarse por completo.

Según su ubicación:

Terrestres

Los ecosistemas terrestres se identifican por ser aquellos en los que la biocenosis se va desarrollando no solo en el suelo sino también en el subsuelo.

Todas sus características hacen referencia a que se trata de un entorno dependiente de factores como la humedad; la temperatura, altitud y la latitud que es la distancia con referencia al ecuador; respectivamente. Dentro de este tipo de ecosistemas se incluyen los bosques, dentro de los que se encuentran las selvas, bosques secos; boreales y subtropicales.

También se incluyen los ambientes arbustivos, herbazales y tundra; siendo los que tienen altas cantidades de plantas como musgos; líquenes y arbustos pequeños. No se dejan de lado los entornos desérticos; dado a que son ecosistemas que pueden encontrarse en climas subtropicales o tropicales, respectivamente.

Acuáticos                                                                                                    

ecosistemas

Marinos

Entran dentro de los primeros ecosistemas descubiertos debido a que la vida en La Tierra comenzó a partir del mar. Es así como se considera uno de los ecosistemas más estables en relación con los terrestres; dada la lenta variación que determina la temperatura dentro de esta superficie.

Pueden variar siendo fóticos o afóticos; dependiendo si recibe en su interior la suficiente luz. Los fóticos tienen una gran iluminación haciendo que las plantas puedan realizar el proceso de fotosíntesis; a diferencia de los ecosistemas afóticos que pueden llegar a romper la cadena alimentaria por su ineficiencia para la fotosíntesis.

Agua dulce

Con respecto a los ecosistemas acuáticos; también se encuentran los de agua dulce que son aquellos pertenecientes a los lagos y los ríos. Así mismo se van subdividiendo en lóticos y lénticos.

Los lóticos son los ríos; arroyos o manantiales sabiendo que en su superficie se va formando una corriente unidireccional que puede cambiar los microhábitats. Los lénticos van siendo cuerpos de agua dulce en los que no existe ningún tipo de corriente ni dirección entre la profundidad de las aguas.

Híbridos

En esta clase de ecosistemas, se describen aquellos entornos que pueden llegar a ser indundables y que por tanto pueden estar en ambas categorías; tanto en terrestres como en acuáticos; respectivamente.

Dentro de este tipo de ecosistemas se encuentran los arroyos que son aquellos que disponen de corrientes de agua constante pero que tienen un caudal mínimo a diferencia de un río llegando inclusive a desaparecer en las estaciones secas. También pueden tener plantas de agua dulce; sirviendo así para identificar su tipo de terreno.

Por otra parte; están los ecosistemas híbridos como el bosque seco también denominado xerófilo; pues es un entorno de muchos árboles con densidad media que abundan en estaciones lluviosas y así no van perdiendo tanta humedad. Igualmente son de los ambientes que desarrollan especies no tan dependientes de agua como los de otros ecosistemas.

Los desiertos arenosos se implican en los entornos híbridos; que van teniendo temperaturas cálidas en todas las estaciones del año. Se conoce también como ecosistema terrestre desértico, sus suelos suelen ser de arena que hace que se creen dunas por el viento sin que pueda modificarse por otros tipos de elementos naturales; siendo uno de los ejemplos conocidos, el desierto de Sahara.

Continue Reading
Haz click para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Medio ambiente

Arriba