Pueblos Mágicos de México


Pueblos Mágicos de México

Los Pueblos Mágicos de México son lugares que poseen atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, manifestaciones socio-culturales, y que son una gran oportunidad para el turismo tanto del sitio como del país.

Taxco, Guerrero

Pueblos Mágicos de México
Taxco Guerrero

Es uno de los pueblos coloniales que conforma la ruta turística de El Triángulo del Sol de los pueblos mágicos de México. La fama de este pueblo se debe a sus minas, tiendas de plata, callejones y su famoso Templo de Santa Prisca, tallada en cantera rosa y de corte barroco novohispano.

Es el pueblo minero más añejo de América y su típico trabajo de artesanías y adornos de plata goza de reconocimiento internacional. Los visitantes pueden encontrar  excelente calidad en joyería de plata en muchas de las tiendas del pueblo.

La mejor vista de Taxco se obtiene de su teleférico, el cual brinda una espectacular panorámica de este pueblo a unos 173 metros de altura. También hay otros lugares que se pueden visitar son: exconvento de San Bernardino, el Museo Spratling, la Casa Humboldt, la Casa Figueroa, la casa Juan Ruiz de Alarcón, el Templo de San Miguel, la exhacienda de san Juan Bautista.

Real del Monte, Hidalgo 

 

Iglesia de Real del Monte

Por este pueblo mágico se puede pasear por sus inclinadas calles adoquinadas y disfrutar la vista de las casas multicolores, algunas de ellas han sido remodelados para mostrar como lucían hace más de un siglo.

En primer lugar no debes dejar de visitar el centro del pueblo con su estilo colonial con sus iglesias de colores y fuentes. También, la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, fundada por franciscanos; Capilla de La Santa Vera Cruz, de estilo barroco, el Museo de Sitio Mina de Acosta y el Panteón Inglés.

Real de Monte es conocido por sus famosos “pastes”, una especie de empanada hojaldrada rellena de carne molida, papa, cebolla y chile, herencia de los mineros ingleses. Se ha convertido en un plato típico del estado de Hidalgo y se celebra el Festival del Paste cada octubre.

Mapimí, Durango

Mapimí

Este pueblo mágico cuenta con un gran patrimonio histórico y natural, debido a que se localiza en el corazón de la Reserva de la Biosfera Bolsón de Mapimí, un área vegetal de belleza y relevancia  de diversos ecosistemas de los pueblos mágicos de México.

El visitante se recreará con la admirable arquitectura de los siglos XVII y XVIII que se llama en el Departamento de Comercio, el Servicio Postal y el Templo del Señor de Mapimí, construido con un estilo gótico en 1772. La mina de Ojuela es digna de interés debido a que se han extraído 117 especies de minerales raros y valiosos.

Este pueblo lleno de misticismo tiene un lugar llamado la Zona del Silencio donde no hay señal para los celulares y la radio no funciona. Dicen los lugareños que en Mapimí se dan raros fenómenos paranormales y muchas personas acuden para observar ovnis.

Parras de la Fuente, Coahuila

La Capilla del Santo Madero

Los rincones de Parras de la Fuente nos hablan de un desarrollo agrícola que lo sitúan en los primeros lugares de la producción de vinos, aguardientes y licores. También es muy conocido por su industria textil especializada en la mezclilla, considerada de gran calidad.

Para empezar, se debe visitar el Museo Paleontológico, que exhibe el primer dinosaurio hallado en México. En la Hacienda San Lorenzo se establecieron las primeras bodegas de vino producido en América. Actualmente es la sede oficial de la Casa Madero, productora de los vinos más famosos de Parras.

La Capilla del Santo Madero fue construida entre los años 1868 y 1880. Se ubica en la cima del cerro del Sombreretillo, tiene ese nombre por su parecido con el de un sombrero. Desde aquí se pueden apreciar unas hermosas vistas del valle y sus viñedos.

Bacalar, Quintana Roo

Laguna de los siete colores

Fue una antigua ciudad maya antes de la llegada de los españoles para luego convertirse en la actualidad en un hermoso pueblo costero que ha recibido la designación de pueblos mágicos de México.

El sitio imprescindible a visitar es La Laguna de Bacalar o Laguna de los Siete Colores, con aguas poco profundas y arena blanca presenta un ligero oleaje donde los distintos tonos azules generan un hermoso espectáculo para los sentidos. Cerca de la laguna se han construido algunos hoteles que son concurridos los fines de semana y en las vacaciones.

La gastronomía de Bacalar tiene una gran influencia de la cocina yucateca y beliceña. Destaca los tamales de xpelón, el sotobichay (tamal con chaya), el puchero, el chocolomo, mucbil pollos, el pan de cazón y el tikinxic. El mero, el guachinango, la langosta y el caracol son una muestra de los platos del mar que se preparan en este pueblo mágico.

Izamal, Yucatán

Convento de San Antonio de Padua

Este es uno de los pueblos mágicos de México que se le conoce como “la ciudad de las tres culturas”, debido a que en ella se combinan rasgos de lo prehispánico, colonial y actualidad. Se puede pasear por El Convento de San Antonio de Padua con hermosos patios donde juegan los niños y los adultos manejan bicicletas.

En Izamal se encuentran muchas ruinas mayas cerca del convento e inclusive el Templo del Gran Sol. La artesanía está representada por la joyería y talabartería. También se realizan hamacas tejidas de fibras de henequén y la cerámica son una buena opción para los turistas que quieran comprar regalos.

La gastronomía de Izamal se base en la comida yucateca. Entre los platos típicos se encuentran: frijol con puerco, chaya con huevo, puchero de gallina, queso relleno, panuchos, pipián de venado, longaniza, cochinita pibil, que se podrán acompañar de xtabentun, balché, bebida de anís, posol con coco o una fresca horchata.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…