IGUANA » Características, Hábitat, Alimentos, Cuidados, Reproducción, Enfermedades Comunes


Las iguanas son reptiles de color verdoso, de la familia Iguanidae, pertenecientes a la clase de Sauropsida (reptiles), en el orden de los Squamata (escamosos), y su nombre científico es Iguana. Este género reúne dos especies: la iguana del Caribe y la iguana verde, provenientes de Centro y Sudamérica.

Estos tranquilos y muy observadores animales son valorados como mascotas. Cada día hay quienes los eligen para su compañía, pero eso sí, requieren de mucha atención. Aunque no sería apropiado tenerlos en cautiverio, se le puede ofrecer un espacio amplio donde puedan desenvolverse.

Características generales de la iguana

  • Las iguanas, por lo general, miden entre 60, 70 centímetros o 2 metros de largo, tamaño estimado desde la cabeza hasta la cola.
  • Su peso suele ser entre los 15 y 17 kilogramos.
  • Estos reptiles poseen una coloración verde claro, pero en algunas ocasiones este color se hace más oscuro.
  • Sus patas traseras son mucho más grandes que las delanteras, pero ambas cuentan con garras muy duras y afiladas que utilizan para poder treparse a los árboles, sosteniéndose fuerte para no caer. Con ellas también despedazan el cuerpo de sus víctimas para poder comerlo.
  • Su cola también es muy fuerte y tiene casi la misma longitud que su cuerpo. La usan como rama de defensa contra sus depredadores.
  • Las iguanas mudan su piel en forma regular, a este proceso se le conoce como ecdisis. Esto ocurre, ya que sus escamas suelen crecer y, en vez de producir nuevas, las sustituyen cambiando su piel. Sin embargo, este proceso es distinto en cada reptil.
  • Estos animales son poiquilotermos, es decir, varían su temperatura interna en grandes proporciones, de acuerdo al ambiente donde se encuentren. Por ejemplo, la temperatura de una iguana en el día, oscilará entre los 29 y 39 grados, mientras que en horas de la noche será de entre 20 y 25 grados. Estos cambios de temperatura le son favorables para su supervivencia.

Hábitat de la iguana

Estos reptiles suelen encontrarse en partes de Sudamérica, Centro y Norteamérica. Las iguanas pueden adaptarse al sol y la lluvia, para ellas lo más importante es encontrar agua y comida. Las iguanas suele habitar áreas húmedas donde abunda la vegetación; por ejemplo, selvas, ríos, pastizales.

También donde la temperatura esté entre los 26 y 28 grados. Los árboles de gran altura son sus lugares favoritos, pueden escalarlos fácilmente y a gran velocidad.

En la naturaleza, los machos alfas suelen resguardar y pelear por su territorio, sobre todo por los mejores lugares para darse baños de sol. La manera de defender estas áreas, en ocasiones se torna agresiva, donde la iguana se manifiesta con movimientos de cabeza, ensanchamiento de su papada y señales de mordiscos. Mientras que los machos menos dominantes, no batallan por ese lugar, y prefieren retirarse a otros sitios.

Un dato sobre esto es que, cuando las iguanas se encuentran cautivas, no pueden expresar esta territorialidad, lo que las hace mantenerse estresadas. Por lo tanto, si tienes más de una iguana en casa, intenta mantenerlas en lugares amplios para evitar enfrentamientos.

Alimentación de la iguana

La iguana es un animal herbívoro, se alimenta específicamente de plantas, hierbas, flores, frutas y verduras. Pero esta alimentación cambia dependiendo de la edad y el peso; por ejemplo, las iguanas adultas suelen comer cada 24 horas, mientras que las más jóvenes lo hacen al menos una vez al día.  Gracias a este tipo de alimentación, las iguanas tienen muy desarrollados los sentidos de vista y oído, esto le ayudará a huir ante una situación de peligro.

En su hábitat natural, una particularidad que acompaña a estos reptiles en su alimentación es la práctica de la coprofagia (ingesta voluntaria de las heces), sobre todo es frecuente en los individuos más jóvenes, ellos suelen comerse los excrementos de sus compañeros para obtener la flora intestinal, mientras que en los adultos, esta práctica no es habitual. 

Por otro lado, si tienes una iguana en casa, puedes alimentarla con pequeños trozos de fruta y verduras, jamás les des alimentos procesados o endulzados artificialmente. Para el agua, puedes darle de beber colocando un envase o plato bajo o si no puedes optar por un método de goteo, donde el agua caiga de las hojas o ramas y ella pueda tomarla fácilmente.

Reproducción

Antes del apareamiento, las iguanas suelen cortejarse con balanceos de cabeza y cola, y es en ese momento cuando el macho monta a la hembra. Si en ese instante la iguana hembra está apta para aparearse, recibirá al macho, pero si no, entonces lo dejará marcharse.

La reproducción de la iguana es ovípara, es decir, un proceso de reproducción donde el huevo completa su desarrollo embrionario de forma externa. La iguana puede poner entre 20 a 70 huevos, y la incubación oscilará entre 60 a 110 días aproximadamente.

En estado natural, la hembra buscará áreas blandas donde poder excavar un hueco profundo y depositar sus huevos, los mismos son cubiertos con tierra, lejos de los depredadores. Se estima que el período de vida de estos reptiles es de 10 a 20 años.

Padecimientos comunes de las iguanas

Enfermedad ósea metabólica: La manifiestan especialmente las iguanas cautivas.

Causas principales

  • Su causa principal es el cuidado incorrecto por parte de los humanos.
  • Por la falta de exposición a la luz ultravioleta B, la falta de ella, favorece el desarrollo de la enfermedad.
  • Alimentación carente de nutrientes, una alimentación baja en calcio y vitamina D3, afectarán más su salud.

Este padecimiento en las iguanas provocará en ellas: Mandíbulas defectuosas, columna deforme, fracturas constantes.   

Parásitos comunes: Las plantas y árboles usados para simular el hábitat de las iguanas, por lo general, están provistos de bacterias, hongos, y parásitos.

Abscesos en iguanas: Estos son frecuentes, sobre todo, en las iguanas que habitan en grupos y batallan con frecuencia por el territorio.

Dificultades reproductivas: La  distocia es el padecimiento más común en las hembras cautivas. Ocurre cuando los huevos quedan enganchados en el oviducto y no pueden ser expulsados por la iguana.

Problemas de conducta: Las iguanas en cautiverio, a medida que crecen, se tornarán agresivas, especialmente los machos por motivos de territorialidad.

Cuidado de las iguanas

  • Las iguanas son animales territoriales, por lo tanto es normal que se inquieten ante la presencia de otras iguanas. Se recomienda no tener espejos cerca de ellas para que no pueden mirarse.
  • Mantén limpia el área donde estén, recoge los excrementos, sobras de comida, y enjuaga constantemente los envases de alimentos y agua.
  • Evita el contacto directo, no beses a tu mascota, esto pudiera provocar infecciones y transferencia de bacterias entre ambos.
  • Aliméntala con vegetales y pequeños trozos de verduras. Procura que esta forma de alimentación la haga ella sola. Es decir, no trates de alimentarla con tus manos, en caso contrario, usa guates.
  • Las frutas son importantes en su dieta, puedes variarlas y darle de comer de forma interdiaria.
  • Puedes ayudarla con suplementos vitamínicos para reptiles.
  • Jamás las alimentes con insectos. Esto podría matarlas.
  • Ubica varios envases con agua en el área donde tengas a tu mascota.
  • Hazle un área de reposo, esta será la zona de confort del reptil. Allí podrá permanecer tranquilo tomando sol y un poco de calor.

Otras especies

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…