ARDILLA » Sus características, hábitos y cuidados


En el mundo existen aproximadamente unas trescientas especies de ardilla, un hermoso animal que es uno de los preferidos por los seres humanos.

Hoy día se encuentran en prácticamente todos los bosques del mundo, deambulando libremente, alimentándose o pidiendo comida y hasta posando para el lente de la cámara de algún aficionado.

En este articulo conoceremos de cerca todos los detalles sobre la ardilla: sus características principales, lugares donde vive, de qué se alimenta, cómo se reproduce y que cuidados se deben tener si se decide criar en casa  un ejemplar.

No te pierdas ningún apartado del articulo pues una vez acabes sabrás todo lo necesario sobre este animal tan popular.

Principales características de la ardilla

La ardilla es un mamífero roedor esciuromorfo de la familia Sciuridae (esciúridos), que también agrupa a las marmotas y los perritos de la pradera. Su nombre científico es Sciurus vulgaris.

Características físicas

En cuanto al tamaño, la ardilla es pequeña, con una longitud de entre 38 a 45 cm. Tiene patas cortas y fuertes y usa las traseras para apoyarse, especialmente cuando está usando las dos patas delanteras para llevarse algún alimento a la boca.

Sus uñas son curvadas y afiladas y las utiliza para agarrarse a la corteza de los arboles cuando salta entre ellos con gran habilidad y destreza.

Su esperanza de vida promedio es de 3 a 10 años, y puede variar de acuerdo a la especie y a las condiciones en las que viva.

Entre sus principales características sin duda se debe destacar su cola curvada en forma de “S”, la cual es esponjosa, posee muchos pelos y en algunas especies constituye la mitad de la longitud total del cuerpo de la ardilla.

La cola cumple además un papel sumamente importante y es el hecho de que le ayuda a mantener el equilibrio.

Asimismo, el color de su pelaje es marrón y varia entorno a esta tonalidad, aunque en algunas especies el color es más bien cobrizo o rojizo, el cual puede ser mas intenso en algunas especies como la ardilla roja o menos intenso en otras, como la ardilla coreana.

Posee orejas puntiagudas y dientes incisivos que sobresalen y que son utilizados para roer.

Por cierto, llama la atención el hecho de que estos dientes nunca paran de crecer convirtiéndose de esta manera en una desventaja pues terminan causándole problemas respiratorios y para masticar.

También, las ardillas adultas poseen una vista excepcional que les permite captar todo lo que tengan alrededor e incluso movimientos instantáneamente.

Comportamiento

En cuanto al comportamiento destaca el hecho de que la ardilla por naturaleza no es sociable con el ser humano pero si se puede lograr que se adapte y confié en el hombre.

Además, son animales diurnos (a excepción de la ardilla voladora), activos, ágiles y rápidos.

Por último, las ardillas que habitan en lugares muy fríos hibernan durante el inverno envolviendo su cuerpo con su cola.

Sin embargo, aunque duermen, no lo hacen profundamente de manera que ante cualquier peligro puedan reaccionar rápidamente y escapar si es necesario con las energías completas, como si no acabaran de despertar.

Algunas variedades son expertas nadadoras y otras pueden incluso volar, como ocurre en el caso de la ardilla voladora.

Dónde viven

Por lo general, las ardillas acostumbran vivir en bosques coníferos de todo el mundo, aunque en ciertas regiones hay algunas variedades que en otras no se encuentran.

Prefieren asimismo los lugares cálidos y muchas veces hibernan para protegerse del frío, en el caso de que vivan en una región donde esta temporada sea extrema.

Las ardillas son conocidas por construir madrigueras, las cuales hacen a conciencia y dotan de dos salidas, para en ciertos casos en los que sean atacados puedan escapar por alguna de las salidas.

De qué se alimentan

ardilla-alimentacion

Es bien sabido que las ardillas tienen una gran predilección por los frutos secos, sin embargo las ardillas son omnívoras, por esta razón comen todo tipo de frutas y carne.

En este sentido se alimentan de semillas, bellotas, setas, brotes tiernos, huevos, insectos, pájaros y pequeños reptiles.

La ardilla es un animal inteligente que aprovecha el verano para enterrar su alimento en varios huecos repartidos alrededor de la zona en la que habita, y en invierno cuando no puede recolectar alimento se aprovecha de este deposito.

En aquellos casos en los que el alimento escasee o sea difícil conseguirlo, se alimenta de corteza de los árboles, pero esta será siempre su última opción.

Cómo se reproducen

Una ardilla está lista para reproducirse entre los 5 y 12 meses de edad, se sabe que la hembra está en celo porque tolera la presencia del macho, en caso contrario no lo hará.

Una vez llegado este periodo y lograda la fecundación, el proceso de gestación dura unos 30 días y pueden nacer un promedio de 3 ó 4 ejemplares, dos veces al año.

Las ardillas al nacer son ciegas, sordas y no tienen pelaje, cuando cumplen 40 o 60 días están listas para ingerir alimentos sólidos y a los 5 o 6 meses su cuerpo y cola adquieren pleno desarrollo, razón por la que se les considera adultas.

Domesticación y peligros

Una ardilla no es el animal más recomendable para tener en casa en especial porque al ser un roedor puede portar enfermedades y terminar contagiando a otros animales domésticos e incluso a los seres humanos.

Aún así son muchos los que se sienten atraídos por esta idea, si ese es el caso hay una serie de cosas que se deben  tener en cuenta.

Procedencia

Lo primero y más recomendable es que la ardilla que se lleve a casa sea un ejemplar joven y que haya nacido en cautividad, para facilitar de este modo su proceso de adaptación.

Jaula

El segundo punto importante tiene que ver con el lugar que se prepara en casa para servir de hogar a la ardilla. Se aconseja que se use una jaula espaciosa y cómoda.

La jaula  debe tener incluso un lecho donde pueda dormir y ramas de arboles para que se ejercite y libere energía, recuerda que se trata de un animal muy activo.

Además, la jaula debe ubicarse en un sitio que tenga una temperatura apropiada, es decir, donde no lleguen muchas corrientes de aire ni la luz solar de forma directa.

Alimentación

El tercer punto importante es la alimentación, en casa puedes darle a tu ardilla frutos secos y semillas o también comprar pienso especifico para ardillas el cual ha sido preparado de forma tal que contenga lo necesario para su sana alimentación y nutrición.

Otros aspectos

Asimismo ten en cuenta que al cuidar una ardilla en casa se debe evitar en la medida de lo posible los ruidos que les molesten y el generarles estrés.

El estrés puede causar un cambio en su comportamiento, volviéndose violenta y en el caso de que una hembra haya tenido crías puede llegar a comérselas.

Por otro lado, nunca se te ocurra bañar a la ardilla, ella se lava sola. Si lo haces corres el riesgo de que se refríe e incluso contraiga una enfermedad respiratoria, por ejemplo, neumonía, que lo lleve a la muerte.

Recuerda además que las ardillas no son perros, por esta razón no les gusta que las acaricien, peinen ni sostengan en la mano durante mucho tiempo, más bien prefieren ser libres y desplazarse de un sitio a otro.

Otras especies

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…